🦐 La langosta: Una delicia del mar y de los dioses ¡ALTAMENTE ADICTIVO! 🦐

Para muchos, comer langosta es uno de los mayores placeres que una persona se puede dar. El sabor del crustáceo es tan significativo que lo convierte en uno de

los platos más solicitados en restaurantes a nivel mundial.

En la actualidad, la langosta es uno de los crustáceos de mayor importancia dentro del mundo de gastronomía, principalmente por su carne y por la manera en que es presentada por los chefs.

La langosta común o langosta europea, es pescada frecuentemente en el mar mediterráneo y en algunas zonas del Atlántico. Esta puede alcanzar los 50 centímetros de longitud y los 8 kilos de peso. El crustáceo se divide en dos secciones: la cabeza (el cefalotórax) y el abdomen o cola.

Diferencias entre las langostas y los bogavantes

Para reconocer a la langosta, primero es necesario saber diferenciar este crustáceo de los bogavantes. Lo primero a notar son las pinzas, los bogavantes tienen la particularidad de que sus dos patas delanteras acaban en grandes tenazas. El color es otra diferencia entre estas dos especies: cuando los animales están vivos, la langosta tiene un color pardo y anaranjado, mientras que los bogavantes presentan una tonalidad azulada.

Ahora bien, cuando están servidos en la mesa, es mucho más difícil diferenciarlas porque las altas temperaturas con las cuales son preparadas, le dan a ambas un color rojo intenso debido al pigmento llamado astaxantina; solo un ojo experto podría diferenciarlas a menos que una de ellas sea la peculiar langosta azul -la cual es pescada en Canadá- las cuales son mucho más fácil distinguirlas.

Seleccionando a la mejor langosta

Existen tres factores críticos al momento de seleccionar a la mejor langosta: en primero lugar es su tamaño, varios expertos prefieren escoger una langosta de tamaño mediano debido a que las langostas más grandes tienden a ser menos dulces y más duras. Otra característica importante para escoger una langosta es que esta sea hembra, debido a que poseen una mayor cantidad de carne por la necesidad de alojar huevos. El último factor es conocer si la langosta tiene antenas largas: muchos chefs consideran que es mejor escoger especímenes con antenas más largas debido a que esto es garantía de que la misma es carnosa.

Cocinando la langosta

Muchos expertos han brindado las pautas para cocinar correcta y eficientemente el tan anhelado crustáceo. Antes de ser cocinado, se tiene que conocer el estado del animal. Si el animal está vivo, se debe que colocar en agua fría con sal e ir aumentando la temperatura para que se cocine y se cueza, de lo contrario, a este animal se le desprenderá las patas y le entrara agua dentro del caparazón. Si la langosta está muerta, no es necesario el procedimiento anterior y se puede colocar inmediatamente en agua hirviendo.

Es importante que se tome en consideración que cuando este animal muere, su carne se descompondrá más rápidamente. Es por eso que muchos chefs prefieren cocinarlas vivas. Si este es el caso, estos crustáceos pueden durar hasta tres días en un congelador o nevera.

Ingredientes:

  • Una langosta.
  • Media taza de vinagre blanco.
  • Una barra de mantequilla.
  • Una cucharada de cebollín picado.

Preparación:

En primer lugar, se pone a hervir una olla grande llena de agua y se vierte el vinagre blanco. Cuando el agua esté hirviendo, se coloca la langosta y se cocina por tres minutos. Después, se retira el agua y -con las manos cubiertas- se agarra la langosta y se separa la cola de la cabeza. Cuando se hayan separado las partes, se vuelven a sumergir la cola y las garras al agua hirviendo y se cocinan por cinco minutos más.

Por otro lado, se agrega un cuarto de una taza con agua en una olla y se espera hasta que hierva. Después, se agrega la mantequilla y se incorpora agua con un batidor de globo. Cuando la mantequilla se haya derretido, se agrega el cebollín picado. Después, se apaga la cocina y el contenido resultante se sirve en platos para acompañar a la langosta

La cola y garras del crustáceo pueden ser servidas en platos individuales. Así mismo, el champán y el vino blanco son excelentes acompañantes.

¿Cómo comer langosta?

La extracción de la suave carne de la langosta es mucho más fácil de lo que parece, inclusive, se puede convertir en un rutina hasta cierto punto. Solo se necesita un tenedor y un cierto conocimiento para ubicar los bocados del animal. En la cola del crustáceo se ubica una gran parte de la carne. Se puede separar la cola moviendo al animal de un lado a otro e ir separando progresivamente el torso. También, se debe hacer una abertura a la cascara del animal, utilizando un cuchillo lleno de mantequilla y un tenedor para empujar la cola en la misma abertura de la parte delantera. Después de esto, se puede comer la carne del animal fácilmente con un cuchillo y un tenedor.

Además de la cola, las garras también poseen una cantidad significativa de carne, la cual es más suave en textura que la carne encontrada en la cola. Primero, se tiene que separar las pinzas de las patas delanteras. Para esto, es imperativo que se tire hacia atrás la porción más pequeña, se mueve la garra hasta que haga un chasquido y luego se tira de la misma. Esto va ocasionar que un pedazo de cartílago óseo sea extraído del interior de la garra. Se puede utilizar galletas para formar una grieta en las pinzas, y así extraer con un tenedor la carne de la langosta.

También es importante que se conozca que las patas delanteras de la langosta, famosamente llamadas “nudillos”, contienen una sustancial porción de carne dulce, la cual es muy parecida a la carne de cangrejo por su textura. Se pueden agrietar estas partes con galletas, y así extraer con un tenedor la carne. Además, se le puede agrietar las piernas para obtener segmentos y utilizar el tenedor para empujar carne.

Dentro del interior del torso, atrás de la cabeza, se ubica una porción de pasta verde muy espesa, esta sustancia es el hígado del crustáceo. Esta sustancia tiene un sabor fuerte y se utiliza frecuentemente como acompañante de galletas y panecillos. En las hembras, también se pueden encontrar huevos de color rojo vivo al momento de cocinarlos. Estos se pueden comer como una guarnición, aunque también son utilizados como ingredientes de salsas en la cocina clásica francesa.

Recomendar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *